SAI - Servicio de Actualización Informativa

DSM desarrolla una solución de materiales novedosos para tanques de alta presión fabricados con materiales compuestos para el almacenamiento de hidrógeno


Royal DSM, una compañía global activa en investigación en salud, nutrición y materiales, ha introducido una solución material para tanques de alta presión fabricados con materiales compuestos para el almacenamiento de hidrógeno en su misión de ayudar a reducir las emisiones de CO2.

Los tanques de hidrógeno son el siguiente paso en el almacenamiento de combustible, ya que este almacenamiento es una tecnología clave que permite avanzar el hidrógeno y las tecnologías de pila de combustible en aplicaciones que incluyen energía estacionaria, energía portátil y transporte.

El hidrógeno tiene mayor energía por masa que cualquier combustible. Un kilogramo de hidrógeno equivale a 33,3 kWh, lo que significa que ofrece tres veces más energía que el combustible convencional. Pero la baja densidad de temperatura ambiente del hidrógeno da como resultado una baja energía por unidad de volumen. Esto requiere el desarrollo de métodos avanzados de almacenamiento que tengan el potencial de una mayor densidad de energía.

DSM está trabajando para aplicar su experiencia en materiales para fabricar tanques de hidrógeno seguros, eficaces y muy ligeros.

Las características de diseño del tanque de dos partes incluyen un revestimiento probado, moldeado por soplado de Akulon® Fuel Lock, un plástico de ingeniería de poliamida 6 con una barrera muy alta a los hidrocarburos. El tanque puede potenciarse posteriormente envolviéndolo en cintas termoplásticas reforzadas con fibras continuas unidireccionales (UD) hechas de EcoPaXX® poliamida 410. Esta combinación de materiales disponibles comercialmente ya ha demostrado ser muy efectiva en tanques de CNG, y ahora DSM está probando activamente el concepto en tanques de hidrógeno.

El resultado sería el tanque de plástico más ligero disponible para aplicaciones de almacenamiento de hidrógeno. La reducción de peso es clave, ya que por cada 10 kg extraídos de un vehículo, se obtiene una reducción de las emisiones de CO2 en carretera de un gramo por km.

Para el revestimiento, Akulon Fuel Lock reduce enormemente el peso en comparación con el metal. También ofrece una mejor permeación frente a los revestimientos de poliolefina, lo que significa que el gas permanece en el tanque. El material del revestimiento, que es 100% reciclable, es seguro sin debuckling.

Además, el material está optimizado para permanecer dúctil y resistente, incluso a temperaturas extremadamente bajas (-40° C). Esto era importante para el CNG, pero es aún más vital para el almacenamiento de hidrógeno, ya que las presiones de trabajo son mucho más altas.