SAI - Servicio de Actualización Informativa

El presidente de Toyota dice que los automóviles de combustible necesitan más tiempo para alcanzar gran popularidad


El presidente de Toyota Motor Corp., Takeshi Uchiyamada, conocido como el "padre del Prius" por su trabajo en el automóvil híbrido más vendido del mundo, dijo que los vehículos de pila de combustible tardarán más que los automóviles de gasolina-eléctricos en llegar a ser populares por la necesidad de construir infraestructura.

Los vehículos de pila de combustible son una piedra angular del plan de Toyota para eliminar el 90 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono de sus automóviles en el año 2050. Para facilitar la construcción de la infraestructura, Toyota y cuatro de sus mayores fabricantes de automóviles se unieron a gigantes del petróleo y gas, incluyendo Royal Dutch Shell Plc y Total SA con planes de invertir 10.000 millones de euros (10.700 millones de dólares) en productos relacionados con el hidrógeno en un plazo de cinco años.

Toyota ha sostenido durante mucho tiempo que es más probable convencer a los consumidores de utilizar vehículos híbridos gasolina-eléctricos y vehículos de pila de combustible en lugar de automóviles eléctricos de batería, que tienden a tener menos autonomía y tardan más tiempo en recargar que el llenado con gasolina o hidrógeno. Con unas ventas anuales de 3.000 vehículos de pila de combustible en la actualidad, el fabricante planea aumentar la cifra 10 veces en el año 2020, según Uchiyamada.

Los vehículos con pila de combustible podrían enfrentar más obstáculos con el presidente electo, Donald Trump, amenazando con revertir las políticas de Barack Obama para enfrentar el cambio climático y sacar a Estados Unidos del acuerdo de París del año 2015. Los fabricantes de automóviles también están presionando a la administración de Trump para permitirles tener más libertad para alcanzar el objetivo de millas por galón de Obama de 50.8 para el año 2025. El estándar era 35.3 mpg el año pasado.

Toyota planea invertir 10 mil millones de dólares en los Estados Unidos durante los próximos cinco años, manteniendo su ritmo de gasto durante la última mitad de la década, mientras el mayor fabricante japonés se unió a otros fabricantes para desvelar planes de gasto en respuesta a la presión de Trump de expandir la contratación en Estados Unidos.

Trump criticó este mes los planes de Toyota, hechos 20 meses antes, de construir una fábrica en México para montar el modelo Corolla a partir del año 2019, diciendo en un tweet que la compañía debería construir la planta en Estados Unidos o pagar un "elevado impuesto fronterizo". El fabricante de automóviles con sede en Japón ya hace en la actualidad Corollas en una planta en Mississippi.