SAI - Servicio de Actualización Informativa

Nuevo diseño molecular para conseguir vehículos impulsados por hidrógeno

Un nuevo proceso radical que permite al hidrógeno ser obtenido de manera eficiente a partir de ácido fórmico líquido podría ser un paso adelante para hacer que el sueño de los automóviles propulsados por hidrógeno sea una realidad económica.

El uso de ácido fórmico para producir hidrógeno nunca se ha considerado viable, ya que requiere altas temperaturas para descomponer y también produce subproductos de desecho.

Sin embargo, el profesor de la Universidad de Melbourne, Richard O'Hair, ha liderado un equipo internacional de científicos para el diseño de un catalizador molecular que fuerza al ácido fórmico a producir sólo hidrógeno y dióxido de carbono y a una baja temperatura de sólo 70° C.

Esto marca una nueva frontera en el diseño de catalizadores a nivel molecular. Tales catalizadores se formulan para producir reacciones químicas altamente selectivas.

Si bien, el estudio produce con éxito hidrógeno y CO2, el objetivo último de la investigación futura será asegurar cualquier fuente derivada de hidrógeno que produzca cero emisiones.

Utilizando un conjunto de poderosas técnicas de fase gas, el equipo de investigación diseñó una serie de complejos de plata y examinó sus reacciones con ácido fórmico.

El equipo fue capaz de identificar y orquestar el catalizador exacto que manipulara con eficacia una estricta producción de dióxido de hidrógeno/ carbono.

Uno de los principales retos puesto que el mundo se mueve hacia la energía de hidrógeno, es la falta de infraestructura de recarga de combustible, pero que los investigadores dicen que podría ser fácilmente superado si un día la industria se mueve hacia la utilización de ácido fórmico líquido.

Pero el profesor O'Hair señala que si bien el nuevo diseño del catalizador es un importante paso hacia adelante para hacer frente a nuestras necesidades de energía de hidrógeno, todavía hay muchas barreras que superar, como la producción de dióxido de carbono y la forma en que potencialmente podría ser reciclado para regenerar ácido fórmico.

La investigación acaba de ser publicada en la revista Nature Communications y ha sido financiada por el Consejo de Investigación Australiano.