SAI - Servicio de Actualización Informativa

El hidrógeno hace la red de gas natural más verde

El Hidrógeno a partir de la tubería de gas natural- una técnica de separación desarrollada por la Universidad Técnica de Viena (TU Wien), está abriendo nuevas posibilidades para nuestra red de gas natural mejorando el equilibrio ecológico de las pilas de combustible de hidrógeno.

Nuestra red de gas natural está asumiendo un papel adicional. En el futuro transportará hidrógeno, así como gas natural. El hidrógeno puede ser mezclado con gas natural convencional y filtrado de nuevo usando un proceso desarrollado en la TU Wien, conservando una pureza del 99,97%, lo que significa que se puede utilizar directamente para las pilas de combustible. Esta tecnología está siendo presentada a especialistas de la industria en la feria Hannover Messe.

La electrólisis descentralizada es muy cara, no es particularmente eficiente y requiere de potentes cables de conexión eléctricos. El transporte de hidrógeno en petroleros requiere igualmente mucho tiempo y es costoso. Pero, ¿y sí podemos transportar hidrógeno usando un sistema que ya tiene una amplia capacidad y está en perfecto estado de funcionamiento? Un cierto porcentaje de hidrógeno ya se añade al gas natural como fuente de energía adicional - hasta un máximo del 4% en Austria, e incluso tan alto como el 10% en Alemania, en función de la región. Tecnológicamente, la alimentación de hidrógeno en la red de gas natural no es un problema y el cliente de gas natural en general ni se da cuenta. Pero cualquier persona que quisiera hidrógeno puede ahora tenerlo específicamente filtrado a partir de esta mezcla de gas natural/ hidrógeno.

Un proceso de dos etapas (HylyPure®) ha sido desarrollado especialmente para este propósito por la TU Wien. Con la ayuda de membranas, que permiten al hidrógeno, pero no a las moléculas más grandes, pasar a través, la concentración de hidrógeno inicialmente puede aumentar al 20-50%. Entonces, esta mezcla de gases se purifica adicionalmente utilizando un proceso de adsorción por cambio de presión en el que otras moléculas (por ejemplo metano) se adsorben específicamente por materiales porosos. Este proceso funciona incluso bajo una alta presión de hasta 60 bares, lo que significa que también se puede aplicar a la red de gas primario. El producto final es hidrógeno, con un grado de pureza de hasta el 99,97%.