SAI - Servicio de Actualización Informativa

Un equipo de estudiantes holandeses va a construir el primer vehículo del mundo impulsado por ácido fórmico

Construir un vehículo que funcione con ácido fórmico. Esa es la ambición del equipo FAST, un nuevo equipo de estudiantes de la Universidad Tecnológica de Eindhoven (siglas en inglés, TU/e). Dado que el ácido fórmico puede almacenar hidrógeno, un combustible ecológico, éste tiene mayores beneficios que el vehículo de hidrógeno o los vehículos de motor eléctrico existentes. Hoy, el equipo presenta el primer paso concreto: un modelo a escala, de un metro de tamaño, que es capaz de impulsarse únicamente por ácido fórmico.

Mediante el uso de ácido fórmico como combustible, el equipo de estudiantes FAST de la TU/e espera combinar los puntos fuertes de los vehículos eléctricos e impulsados por hidrógeno sin ninguna de las desventajas. Los vehículos eléctricos dependen de baterías y por lo tanto tienen un rango limitado. Un vehículo eléctrico puede ir más allá utilizando el hidrógeno, pero el inconveniente aquí es que el hidrógeno es caro de transportar y almacenar, y también tiene que ser transportado a alta presión.

El ácido fórmico - denominado así porque las hormigas (Formica en latín) y otros insectos pueden producirlo - ofrece la posibilidad de almacenar el hidrógeno fácilmente. Una reacción química, descubierta el año pasado por investigadores de la TU/e, permite convertir hidrógeno y CO2 a alta velocidad en ácido fórmico, y viceversa. Debido a la naturaleza líquida del ácido fórmico, el hidrógeno puede ser transportado fácilmente y económicamente.

El equipo FAST ve posibilidades a que estas reacciones tengan lugar en un automóvil en el que se utilice hidrógeno para alimentar un motor eléctrico. Para el consumidor, el uso de ácido fórmico será como utilizar gasolina. Esta similitud también se asegurará de que el ácido fórmico se pueda incorporar fácilmente en la infraestructura existente de combustible. Además, el ácido fórmico puede ser mucho más ampliamente aplicado como portador de energía; la energía solar y eólica también pueden ser almacenadas en ácido fórmico, y utilizadas después cuando sea necesario.