SAI - Servicio de Actualización Informativa

La incertidumbre de Incentivos Fiscales envuelve a los Vehículos de Pila de Combustible

No es ningún secreto que los incentivos siguen desempeñando un papel clave en el progreso de las tecnologías de energía alternativa. Siendo testigos de la atención que los medios han dado a la ley federal de financiación de los Estados Unidos de última hora, que incluyó una extensión a largo plazo para los créditos fiscales de energía solar al año 2020. La asociación de la industria solar está reclamando que los créditos fiscales ayudarán a las instalaciones solares en los Estados Unidos a alcanzar los 100 GW en el año 2020. Lo inusual en esta extensión es el plazo de 5 años. En los últimos años, el Congreso ha sido reacio a aprobar legislación que establezca créditos fiscales de energía a largo plazo. Junto con la tendencia del Congreso de aprobar las cuentas anuales de gasto a última hora, esto ha llevado a un constante estado de incertidumbre en cuanto a los créditos fiscales de energía.

Un sentido de certidumbre es crítico para los potenciales adoptantes o inversores, y esto se extiende a conocer si los créditos fiscales estarán disponibles o no. Esto no es lo que ha sucedido con los vehículos de pila de combustible (siglas en inglés, FCV), que están entre las tecnologías que recibieron otra extensión a corto plazo del crédito fiscal federal para el año 2016. En la práctica, este incentivo hará poco para impulsar realmente el mercado de FCV, ya que hay muy pocos de estos vehículos disponibles actualmente en los Estados Unidos. El mercado de FCV está empezando a entrar en la fase comercial anticipada, con el Toyota Mirai y el vehículo crossover de pila de combustible de Hyundai (conocido como el modelo Tucson en el mercado de Estados Unidos). Ambos están disponibles en California, pero a un volumen limitado. Toyota ha indicado sus planes de vender alrededor de 3.000 modelos del Mirai de pila de combustible en los Estados Unidos para el año 2017; el Mirai tenía cerca de 2.000 pre-pedidos en California en octubre, por lo que Toyota podría alcanzar ese objetivo. Sin embargo, la compañía también ha establecido un tope de producción de 3.000 unidades anuales. Honda será el próximo en el mercado estadounidense con un nuevo FCV comercial, el Clarity, listo para ser introducido en el año 2016.

El mercado de los vehículos de pila de combustible de Estados Unidos estará en modo de suministro limitado hasta el año 2016, mientras los incentivos fiscales están en vigor. Cualquier impacto real se sentiría más cerca del año 2020, cuando el mercado necesitará superar las ventas en las decenas de miles, tal y como se señala en el último informe de Vehículos de Pila de Combustible de Navigant. En esta próxima fase del mercado los incentivos serán críticos, a menos que la prima de precio para un vehículo de pila de combustible se haya reducido hasta estar próximo a un híbrido.