SAI - Servicio de Actualización Informativa

Pilas de Combustible, energía incorporada para las cocinas de aviones

Las cocinas del interior de los aviones consumen energía vorazmente - un recurso vital aún limitado en un avión. En breve, unidades de potencia adicionales pueden venir al rescate: alojadas en el interior de trolleys en las cocinas, estas unidades ofrecen energía suplementaria y desacoplan la energía de la cabina y la cocina, de la que se suministra al resto de la aeronave.

Los aviones están construidos para que tengan una larga vida: su uso normalmente abarca varias décadas. El mobiliario interior de las cabinas se renueva varias veces durante la vida útil de la aeronave, de la misma forma que las cocinas. Este patrón, sin embargo, alberga un cierto problema: el equipo obsoleto es reemplazado por nuevos equipos que por lo general requieren más energía - ya sean aplicaciones a cocinas de alto rendimiento, o servicios como televisores en miniatura en el respaldo de cada asiento individual. Sin embargo, la potencia disponible de un avión - generada en vuelo por las turbinas - es un recurso limitado. Una unidad de alimentación auxiliar suministra la energía necesaria durante los períodos en que las turbinas no están funcionando, como por ejemplo cuando los pasajeros embarcan o desembarcan.

Existe otro problema: una vez que se añaden cargas eléctricas consecutivas en la sección de pasajeros de la cabina, el sistema de energía de todo el avión tiene que ser re-aprobado y reautorizado, ya que los nuevos dispositivos podrían interrumpir el suministro de energía y en el peor de los casos, paralizar todo el sistema.

Una unidad de potencia suplementaria en cada cocina en forma de un carro de la compra móvil proporciona energía. Investigadores de la rama ICT-IMM del Instituto Fraunhofer para Tecnología Química ICT han diseñado el sistema en colaboración conjunta con Diehl Aerospace GmbH y el Centro Aeroespacial Alemán DLR. "Esta nueva fuente de energía nos permite eliminar el déficit de energía", afirma el Prof. Dr. Gunther Kolb, Jefe de Departamento en TIC-IMM. El carro puede incluso facilitar el proceso de aprobación, ya que no necesita nueva aprobación cada vez que el avión recibe un acondicionamiento o un lavado de cara: La potencia suministrada a cocinas y cabinas es autónoma de la energía para el resto de la aeronave.