SAI - Servicio de Actualización Informativa

Un fabricante holandés desarrolla una técnica de repostaje sostenible a 700 bar para los futuros vehículos de hidrógeno.

La industria del automóvil definitivamente ve futuro en el hidrógeno como un prometedor combustible alternativo. Algunos fabricantes como Toyota y Hyundai han introducido sus primeros “vehículos de hidrógeno”. Hasta ahora, en los Países Bajos sólo unos pocos camiones, furgonetas de reparto, autobuses y vehículos de pasajeros han sido alimentados por hidrógeno, pero se espera que el uso de este combustible se expanda con el uso de más vehículos de pasajeros en los próximos años. Varias empresas en los Países Bajos que desean facilitar este desarrollo están trabajando en pilas de combustible y la producción, almacenamiento y distribución de hidrógeno. La empresa Teesing con sede en Holanda, ya ha dedicado varios años a la optimización de los procesos críticos de manera que 'la conducción por hidrógeno' será práctica y sostenible.

En el futuro, la aceptación de los vehículos de hidrógeno en nuestra sociedad dependerá en parte de la cuestión crítica de la facilidad de uso para el público y la familiaridad con este "nuevo" tipo de energía. Una característica humana consiste en cambiar los hábitos cuando las cosas se vuelven más baratas, más rápidas, más eficientes, más seguras o más sostenibles. Teesing terminó recientemente el proyecto PusH, en el que se consiguió llenar con éxito cilindros de forma rápida y eficientemente con hidrógeno a 700 bares.

¿Por qué 700 bar? El hidrógeno tiene un contenido de energía más bajo que el gas natural, lo que significa que el mismo volumen contiene menos energía, un tercio de la del gas natural para ser precisos. Repostando hidrógeno a una presión más alta (700 bar o aproximadamente 10.000 psi) se suministra energía suficiente para dotar a un vehículo de hidrógeno de un rango respetable. El cilindro de hidrógeno tendrá que ser llenado a 700 bar en 3 minutos, porque la mayoría de los consumidores no esperan más de lo que esperarían en la estación de servicio.

Por supuesto, existen problemas. El punto crucial es que durante el llenado de gas hidrógeno a alta velocidad, el gas se expande cuando se calienta. Actualmente la solución para este problema es pre-enfriar el gas de hidrógeno, pero este ineficiente método da lugar a la pérdida innecesaria de energía.